La vacuna para el alma de Parrita

Crónica “Yo, por ejemplo, no he vendido nada desde marzo. Yo ya solo sé conjugar el verbo estar: yo estoy, tú estás, ellos están”. Con esto me alumbró Gustavo Parra, vendedor informal de libros, revistas y periódicos, el años pasado, unos días antes de la celebración del Día de las Velitas, en una esquina deSigue leyendo “La vacuna para el alma de Parrita”