Tercer viaje al año nuevo

Imagino este nuevo año que vivimos igual que los demás: inesperado, laberíntico, ensortijado (es decir, infinito a su manera). Como una serpiente larga y que espera sobre piedras y hojas, sobre charcos infestados de insectos, bajo la sombra que hace el cielo en los árboles eternos. Una serpiente larga que espera. Un caminante que laSigue leyendo «Tercer viaje al año nuevo»

Segundo viaje al año nuevo

¿A dónde se fue el año viejo y dónde está el año nuevo que no lo encuentro? Después del 31 me levanté desubicado –un poco más que de costumbre–, como me levanto casi todos los primeros de enero, y me puse a buscar al año nuevo. Ya la natilla me olía a viejo, los buñuelosSigue leyendo «Segundo viaje al año nuevo»

Primer viaje al año nuevo

En estos días en que todos los días parecen el mismo –ya es conocida la sensación de que después del 24 de diciembre lo único que cambia es el número después del dos–, ronda como un fantasma la idea de que cada tanto se va acabando la Navidad. No hablo de que terminen los díasSigue leyendo «Primer viaje al año nuevo»

¿Y si los hombres tuvieran tetas?

Caricatura aparecida en Soho, en el artículo de Leila Guerriero Cómo sería si los hombres tuvieran tetas No las tetillas que crecen al igual que lo hace la barriga, la calva y la papada de un oficinista de cincuenta melancólicos y comunes años, sino unas tetas tetas: que un hombre, después de una extenuante jornadaSigue leyendo «¿Y si los hombres tuvieran tetas?»