Desencanto

En algún lugar del mundo, en algún tiempo venidero –solo si para el momento aún exista el mundo y haya seres que digan la palabra mundo–, alguien se preguntará en dónde quedará ese extraño país al que se refería la película Encanto. Pueda ser que otra persona, pensando en las grandes capacidades de los creadoresSigue leyendo «Desencanto»

La utopía distópica de Facebook

¿Nietzsche diría que la ficción ha muerto? Los escritores de series, películas, novelas y cuentos ahora tendrían que esforzarse en narrar la realidad si quisieran contar cosas novedosas. No solo eso: quien desee escribir ficción tendría solo que narrar hechos totalmente reales. Con seguridad alguien en este momento está escribiendo el libro que cambiará laSigue leyendo «La utopía distópica de Facebook»

La locura de Diego que nadie entiende

Si, hace unos siglos, en algún lugar de la Mancha de cuyo nombre quisiera acordarme, se dice que existió un hombre para quien las novelas de caballería se volvieron las historias con las que miraba la realidad, hoy en día, en este lugar manchado cuyo nombre quisiera olvidar, hay hombres que, en vez de cuerdamenteSigue leyendo «La locura de Diego que nadie entiende»

El último nefelibata terrestre

A mi amigo Luis Efe Molina Hace años lo conocí, por obra y desgracia de un amigo en común que solo sabe crear maravillas. Mi primera impresión no fue muy significativa. No recuerdo en dónde ni cuándo; esas cosas solo las recuerda él. Tengo la imagen en mi cabeza de un muchacho sentado al bordeSigue leyendo «El último nefelibata terrestre»

La mariposa en llamas de John Fredy

John Fredy aún tiene luz en los ojos. La mayoría de las veces esa luz es esquiva como una mariposa pues la mirada no se aquieta más de tres segundos en un punto fijo. Tiene que seleccionar de la basura objetos fabricados con el mismo material. Tiene que cerciorarse de que no haya nadie vigilándolo,Sigue leyendo «La mariposa en llamas de John Fredy»

Gente de piel y no de bien

No me interesa ser gente de bien. Ciudadano de bien, colombiano de bien, persona de bien: sinónimos estos, fórmulas también que surgen cuando alguien cree pertenecer a un grupo moral superior, correspondiente con su concepción de bien. Me interesa, por el contrario, ser gente de piel: ganarme esta piel que cargo cada día, que escondoSigue leyendo «Gente de piel y no de bien»

La resurrección de Lindsay y de su hija Irene

De un tiempo para acá las miradas consumidas de los caminantes se han acostumbrado a no ver la vagoneta vigilante de la antigua estación de El Cable en Manizales. Ahora pende de esas líneas comunicantes la silueta exacta del aire y una pregunta que no brilla por su ausencia: ¿a dónde se fue el ingenieroSigue leyendo «La resurrección de Lindsay y de su hija Irene»

¿Y si los hombres tuvieran tetas?

Caricatura aparecida en Soho, en el artículo de Leila Guerriero Cómo sería si los hombres tuvieran tetas No las tetillas que crecen al igual que lo hace la barriga, la calva y la papada de un oficinista de cincuenta melancólicos y comunes años, sino unas tetas tetas: que un hombre, después de una extenuante jornadaSigue leyendo «¿Y si los hombres tuvieran tetas?»

Imaginar lo cotidiano

Imaginar es ir más allá de uno, a pesar de que no se salga del cuarto, ni tampoco se cambie de posición: la misma permanencia frente al computador. Podría pensarse que, como idea primaria, la imaginación es sinónimo de fantasía: la magia, el sueño, el absurdo, un triciclo que vuela, usted con colmillos vampirescos, lasSigue leyendo «Imaginar lo cotidiano»